Tag Archives: Familia

Girls meets Star Wars

Las primas Miranda Leyva no la habían visto, los primos Fernández Miranda eran unos expertos, la Bojanic Miranda y los Illescas Miranda, creo que les era indiferente.

Pero ahí estábamos todos en pijamas un 25 de diciembre o 26 sin papás, solos con una televisión y una colección de dvd’s piratas de “La Guerra de las Galaxias”.

Mi única relación con dicha película era que mi abuela me decía “Yodita” porque, para ella, el Yoda era bello y yo de bebé era una gorda muy linda con ojeras que ahora parecen unos surcos.

Uno de mis primos estaba explicándome la trama como si fuera física cuántica y yo sólo quería ver el famoso peinado de la princesa.

Recuerdo que fue un día largo o dos, con las pausas para cambiar de dvd, ir al refrigerador y ver qué hacían los “grandes”.

Años después fuimos toda la tribu a ver otra película en la que salía Jar Jar Binks y mi 1.70 de altura junto a un overol que llevaba ese día, me hicieron acreedora de ese apodo, igual con cariño.

Conozco lo básico para ser políticamente correcta ante un meme de esta saga en cuestión, pero la verdad sólo iré por ver a Adam Driver.

Excelente trabajo de casting.

A.C.

1:50 pm, 35 grados, hambre post colegio, sólo quiero llegar al aire acondicionado, no el de mi casa, nunca lo tuvimos, sino el de la camioneta blanca de mi papá.

En mi familia hay constantes.

Los ojos de Ale, mi mamá y Gaby cantando t o d a s las canciones de principio a fin  y mi papá con el jeep (después) camioneta (ahora) auto blanco regresando del campo color terracería.

No es el polvo urbano de la autopista que lleva a Santa Fe o a Polanco, o el dejo de la lluvia ácida característica del D.F.,  es la tierra con piedras del campo que con una pizca de humedad se hace lodo y misteriosamente aparece en el volante o en la manija para bajar o subir el vidrio.

Me subo a unos escalones y trato de ubicar al único auto que fue al campo.

Y ahí está mi papá, con sus Ray Ban escuchando las noticias con las ventanas cerradas.

Corremos al auto, nos subimos. Esta vez le toca ir a Gaby adelante, yo me ubico estratégicamente al medio, me cruzo y sintonizo la dirección del aire acondicionado hacía mi.

Son veinte minutos antes del choque climático que tanta falta me hace.